Fotoenvejecimiento ¿cómo prevenirlo?

El fotoenvejecimiento, es el envejecimiento prematuro de la piel como resultado de la exposición prolongada y repetida a la radiación solar. Los cambios de fotodaño se superponen a los cambios causados ​​por el envejecimiento cronológico y son responsables de la mayoría de las características asociadas con la edad de la apariencia de la piel.

El fotodaño puede prevenirse y revertirse con la protección adecuada contra el sol.

El fotoenvejecimiento es responsable de la mayoría de los problemas estéticos de la piel asociados con la edad en poblaciones de piel “principalmente” clara. Los factores de riesgo para el fotoenvejecimiento incluyen la edad avanzada, el sexo masculino, los fototipos cutáneos I a III, la alta exposición al sol ocupacional o recreativa, y la vida en lugares geográficos con alta irradiación solar.

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA:

Los rayos UVA se están convirtiendo en los principales contribuyentes al fotodaño. Tienen un papel más importante que los rayos UVB porque son capaces de penetrar en la dermis más profundo que los UVB y son al menos 10 veces más abundante en la luz solar terrestre. Los UVB se absorben principalmente en la epidermis por el ADN celular. Inducen el daño directo del ADN y son responsables de quemaduras de sol, inflamación, fotocarcinogénesis e inmunosupresión.

OTROS FACTORES AMBIENTALES:

Además de la exposición al sol, varios factores ambientales pueden contribuir al envejecimiento prematuro de la piel.

● Contaminación del aire: existe una creciente evidencia de exposición a contaminantes del aire interior y exterior, incluyendo plomo, partículas (hollín, industria), óxido de nitrógeno (escape de automóviles), óxido de azufre (plantas industriales) y ozono, pueden contribuir al envejecimiento de la piel.

● Humo del tabaco: el papel del tabaquismo en la aceleración del envejecimiento cutáneo se encuentra corroborado mediante estudios.

Los cambios cutáneos inducidos por el sol varían entre los individuos, lo que refleja las diferencias intrínsecas en vulnerabilidad y capacidad de reparación. Los cambios inducidos por el sol incluyen arrugas finas y gruesas, lentigos, pigmentación moteada, queratosis actínicas, pérdida de translucidez y elasticidad, textura xerótica y color cetrino.

PREVENCIÓN:

El fotoenvejecimiento puede prevenirse y mejorarse parcialmente a través de una serie de modalidades que incluyen protección solar y medicamentos recetados. Evitar el sol y el uso de protección solar y ropa de protección es la primera línea de defensa. Sugerimos el uso regular de filtros solares de amplio espectro, que proporcionan protección contra la radiación ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB), para pacientes que desean prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Recomendaciones para evitar el fotoenvejecimiento según evidencia científica actualizada del UpToDate 2017.

Autores: Anna L Chien, MD, Sewon Kang, MD

Editores: Craig A Elmets, MD, Rosamaria Corona, MD, DSc